La autoestima es la capacidad de querernos a nosotros mismos y aceptaros tal y como somos. Esta situación afecta a personas de todas las edades, incluso hay niños con baja autoestima que desvalorizan sus logros o desprecian sus habilidades. Una buena forma para mantener una autoestima buena es practicar una serie de actividades para trabajar autoestima en niños.


Dinamicas de autoestima para niños

La autoestima es la diferencia entre lo que nosotros vemos y lo que ven los demás. A algunos niños pequeños les puede resultar difícil mantener un buen nivel de autoestima ya sea por críticas ajenas o por los reproches que se hacen ellos mismos.Poseer una autoestima alta es fundamental para poder desarrollarnos en la sociedad y en el mundo de una forma sana, por ejemplo, una persona con una autoestima baja no querrá aprender y no aceptará los cambios. Si detectamos esta situación, lo recomendable es poner en marcha estas actividades para trabajar la autoestima en niños y conseguir niños seguros de si mismos.

Dinámicas de autoestima para niños

El Caza-abrazadores: Los niños se reparten por un espacio determinado, a la señal del profesor, todos deben buscar una pareja con la que abrazarse. Cada vez que el profesor de la señal, deben buscar una pareja distinta. Dos niños hacen el papel de ‘caza-abrazadores’ y una vez que han pillado a un compañero sin pareja se intercambian posiciones.  Este juego es en realidad una actividad para trabajar la autoestima en niños ya que reforzará las relaciones entre los compañeros de clase.

Adivina adivinanza: Los niños deben sentarse en círculo y escribir en una hoja de papel tres características no físicas de la persona a su derecho; por ejemplo: inteligente, trabajador y cariñoso. A continuación, se meten todos los papeles doblados en un saco. Cada alumno debe sacar un papel, leer los adjetivos y tratar de adivinar de quien se trata diciendo por qué piensa que se trata de ese compañero. ¡Una excelente dinámica de autoestima para niños!

Escudo de armas: Cada niño debe dibujar un escudo de armas con cuatro espacios. En el primero, el pequeño debe dibujar su mejor cualidad, en la segunda la que cree que los demás compañeros perciben como la mejor. A continuación, el tercer cuadrado lo debe completar el mejor amigo del niño con lo que más le guste de su amigo; y debe hacer lo mismo en el cuatro cuadrado aquel niño con el que crea que peor se lleva. Con esta actividad para trabajar la autoestima en niños, el pequeño verá que tanto sus amigos como menos amigos ven en él muchas cosas buenas.


«Se suele decir que las técnicas grupales son el vehículo que ayuda a mover al grupo hacia sus metas. Pero conviene precisar este concepto básico: las técnicas son un medio, nunca un fin en sí mismas, no todas las técnicas sirven para todos los objetivos y no todas las técnicas pueden usarse en todas partes» (Tschorne, 1990).

Algunos autores han considerado las técnicas como sinónimo de «ejercicios» propuestos por el coordinador y desarrollados por el grupo (Lama, 1990, entre otros). En el polo opuesto nos encontramos las formuladas por Pichon-Rivière (1969), quien reconocía el señalamiento y la interpretación como las técnicas fundamentales a emplear por el coordinador.

El primer enfoque prioriza el trabajo sobre el área de conducta de la acción y las técnicas activas mientras que el segundo prioriza el pensamiento, el sentimiento y las técnicas verbales.

Otros defienden que una técnica podría ser cualquier cosa que haga o diga el coordinador del grupo. Aunque nos asaltaría la duda: ¿Todo lo que dice y hace es técnica?.

La solución les llegó con la realización de una supervisión. En un grupo el coordinador le pidió a los miembros que se dijesen «las cosas que les  molestan de los demás». El supervisor le preguntó al coordinador porqué había decidido trabajar en esa línea y contestó «no lo sé, me quedé en blanco y eso fue lo primero que se me ocurrió».

Esto les permitió discriminar lo que es una técnica de lo que no lo es: la intencionalidad del coordinador. Cuando existe intencionalidad hablan de técnica y  cuando no de improvisación.

Una técnica grupal se define como el conjunto de medios y procedimientos empleados por el instructor que permiten estimular la acción y funcionamiento del grupo para el cumplimiento de sus objetivos. Las técnicas grupales son medios sistematizados para organizar y desarrollar la actividad del grupo o acelerar aprendizajes significativos. Permiten también romper la rutina de la exposición verbal del instructor al mover a los participantes de un lugar fijo e involucrarlos en actividades de participación e intercambio con los demás integrantes. Todas las teorías modernas de aprendizaje están de acuerdo en que la mejor situación para aprender, es aquélla en donde la actividad es agradable y satisfactoria.

Las Dinámicas para Grupos no son juegos en sentido estricto, pero, gracias al sentido didáctico de juego, se genera un ambiente de alegría y juego, que permite establecer una dinámica rica en sentimientos, actitudes y comportamientos. La diferencia entre un juego y una Dinámica para Grupos es que en el primero se busca como fin último la diversión y en las Dinámicas para Grupos se busca el aprendizaje a través del juego.  

Las técnicas de grupo son necesarias para realizar las actividades de un grupo en  situaciones o momentos puntuales  de la vida del individuo, que se utilizan para lograr unos resultados en los procesos grupales. Son instrumentos de trabajo al servicio del logro de unos objetivos, centrados en el grupo. La técnica es el diseño a partir del cual se pretende que el grupo funcione, sea productivo y alcance los objetivos que de él se esperan.

Entre las áreas más importantes de aplicación destacan:

- Formativa: Todo grupo tiende a mejorar a sus miembros, a brindarles la posibilidad de desarrollar capacidades o potencialidades, de superar problemas personales, de compartir una situación con otros, cuando las condiciones del grupo se presentan positivas.
- Psicoterapéutica: Los grupos pueden curar.
- Educativa: Los grupos pueden ser empleados con el fin expreso de aprender.
- Socialización: Los grupos provocan que sus integrantes aprendan a comunicarse y aprendan a convivir.
- Trabajo en equipo: Los grupos generan formas de trabajo en conjunto.

Las técnicas de grupo también son «vivenciales», porque hacen vivir una situación real, proporcionan vivencias bajo la forma de juegos o ejercicios con una estructura mínima para que se pueda sacar el mayor partido de la experiencia. También se le llaman «experiencias estructuradas», porque son diseñadas con base a experiencias del mundo real. Lo que se busca es que las personas experimenten hechos como si éstos en realidad estuvieran sucediendo.

Las técnicas grupales tienen la gran ventaja, a diferencia de otras técnicas, que proporcionan un contexto que al mismo tiempo se facilite el aprendizaje de conocimientos, habilidades, valores y actitudes.
Las Dinámicas para grupos adquieren un valor especifico que estimula emotividad, la creatividad, introduce dinamismo y tensión positiva en los grupos. Otras ventajas son:

- Facilita la participación activa de los participantes.
- Permite que se escuchen.
- Fomenta la conciencia colectiva.
- Favorece una actitud más critica y responsable.
- Estimula la iniciativa y creatividad, favoreciendo que aprendan a elegir, decidir y comprometerse.
- Fomenta las relaciones humanas, aprendiendo a hablar y a escuchar, ayudando a tomar un acuerdo, estimulando el dialogo, conociendo otros criterios, integra a un grupo en forma consciente, efectiva y critica.
- Enriquece la personalidad de los participantes.
- Potencia la adaptación social de la persona.
- Crea un actitud positiva ante problemas de relación.
- Vence temores, inhibiciones creando seguridad.
- Refuerza el dialogo interpersonal y consigue acuerdos.
- Ayudan al análisis y reflexión, tanto del contenido de la sesión como del proceso.

También nos encontramos con algunas limitaciones:

- Debe realizarse en lugares pequeños.
- Requieren más tiempo que otras tareas grupales.
- El trabajo en grupo fomenta que unos trabajen y otros se aprovechen.
- La conducta individual es diferente a la conducta del grupo.
- No puede medirse. No existen pruebas estandarizadas que midan cuanto conocimiento han memorizado las personas. La única forma de medir el resultado en las Dinámicas para grupos es el seguimiento de conductas observables.